Ortodoncia preventiva infantil

El momento exacto para iniciar un tratamiento de ortodoncia infantil es para los padres una de las grandes dudas. Como es lógico esta decisión requiere de un diagnóstico previo, ya que dependerá mucho del problema que tenga que tratarse y por tanto el tipo de ortodoncia necesaria.

Para evitar problemas a medida que el niño vaya desarrollándose, lo ideal es hacer uso de la ortodoncia preventiva infantil. Entre los 7 y los 11 años podemos comenzar con este tratamiento que nos evitará grandes disgustos a la larga, ya que este es el momento en el que podemos influir en el desarrollo óseo (algo que no sucede en las personas adultas) y por tanto corregir de una manera más eficiente las malformaciones que pudieran producirse. En Dental Suite Pinto estamos especializados en la diagnosis preventiva y tratamientos odontopediátricos que favorecen la prevención de todos estos problemas que pudiesen surgir.

Una mordida incorrecta puede generar dolores e incluso desviación en la espalda o malformaciones en el paladar, por eso es tan importante realizar un tratamiento preventivo que solucione de base todos estos problemas.

Es importante el seguimiento del desarrollo óseo del maxilar con respecto al tamaño del diente y en ese seguimiento, con la experiencia y conocimientos podemos preventivamente tratar la ausencia de espacio y evitar apiñamiento entre 6 y 10 años cuando aun tenemos la dentición temporal y aun no han salido todos lo definitivos. La idea es generar el espacio que van a necesitar y que cuando tengan que salir tengan el espacio y no apiñarse.

Diagnosis preventiva y tratamientos odontopediátricos

Los niños en esta etapa están comenzando a desarrollar las estructuras que conforman la boca, especialmente la mandíbula y el hueso maxilar. Si conseguimos estimular este desarrollo evitando las malformaciones desde el inicio, además de conseguir una mejor estética dental, evitaremos otras enfermedades dentales que tendrían que ser corregidas más adelante con tratamientos mucho más invasivos.

Los huesos durante esta etapa son más moldeables, con lo que trabajar a nivel óseo se convierte en una tarea mucho más fácil y menos dolorosa para el paciente. Como comentábamos con anterioridad, será necesario hacer un diagnóstico previo que permita conocer cuál es el problema, el tiempo del tratamiento, pero sobre todo el tipo adecuado para el niño, realizando siempre un estudio completo de la situación.

La prevención en la higiene dental es una de las bases para mantener la boca sana y evitar problemas de salud derivados de esta.

Puedes solicitar tu primera consulta gratuita en Dental Suite en el teléfono: 601 29 41 47

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.