Las consecuencias de la anorexia y bulimia en los dientes

La salud bucal puede ser determinante para nuestra salud general, y de la misma manera, hay enfermedades que pueden afectar negativamente a nuestra boca, entre las que se encuentran la anorexia y la bulimia. Vamos a conocer, de la mano de nuestro dentista en Pinto, algunas de las principales consecuencias de la anorexia y la bulimia en los dientes.

La anorexia y la bulimia, dos enfermedades que afectan a la salud dental

La anorexia es un trastorno alimenticio que lleva al paciente a evitar ingerir alimentos para prevenir la obesidad o adelgazar, mientras que la bulimia es también un trastorno de la conducta alimentaria, aunque en este caso, lo que ocurre es que el paciente come de manera compulsiva, y posteriormente provoca el vómito para expulsar lo ingerido.

Tanto la anorexia como la bulimia son enfermedades que pueden afectar muy negativamente a la salud de los pacientes, y en este sentido, una de las partes del cuerpo que se ven afectadas es la boca, pudiéndose presentar multitud de problemas dentales tal y como vamos a conocer a continuación.

Problemas dentales relacionados con la anorexia y la bulimia

Vamos a destacar las seis consecuencias de la anorexia y bulimia en los dientes:

  • Desgaste: es más frecuente en los casos de bulimia, produciéndose una gran degradación en el esmalte dental debido a los ácidos contenidos en el vómito.
  • Traumatismos: cuando el desgaste de la pieza dental es elevado, se pueden desarrollar fracturas dentales ya que el diente se habrá debilitado.
  • Caries: por la pérdida de esmalte dental, la dentina acaba quedando expuesta, lo que permite a las bacterias adentrarse con más facilidad y provocar caries.
  • Sensibilidad dental: la pérdida de esmalte aumenta la sensibilidad dental al permitir una mayor exposición de la dentina, la cual contiene los túbulos dentinarios que incluyen los nervios.
  • Encías retraídas: la retracción de las encías se puede producir por un cepillado dental excesivo, lo que dará lugar a una exposición de las raíces dentales por lo que se favorece a su vez la aparición de patologías periodontales.
  • Pérdidas dentales: se produce en los casos de anorexia y bulimia más graves, y habitualmente es derivado de la retracción gingival, osteoporosis o desgaste del esmalte dental.

Regeneración ósea dental vertical

Se considera como regeneración ósea vertical, cualquier técnica cuyo objetivo sea crear una mayor altura del reborde alveolar. Esta técnica utilizada  en mandíbulas con importantes atrofias maxilares, nos permite la colocación de implantes óseointegrados en pacientes sin hueso.

La regeneración ósea dental vertical se puede conseguir mediante el uso de diferentes técnicas para regenerar el hueso. Esta regeneración ósea es fundamental para que, por ejemplo, se pueda llevar a cabo un tratamiento de implantología en donde el diente agarre en el hueso.

Dependiendo del paciente en cuestión el uso de la técnica puede variar. Una de las técnicas empleadas sería la de elevación del colgajo. Esta técnica consiste en levantar parte del tejido que se encuentra junto al hueso y mantenerlo separado de este mientras se lleva a cabo la operación.

Otra de las opciones sería la técnica de elevación del seno maxilar. En este caso, esta técnica se lleva a cabo cuando no hay suficiente hueso para poder colocar un implante dental. En este caso se implanta un hueso en la zona para poder llevar a cabo el tratamiento.

La regeneración del hueso dependerá del estado del paciente

Otra técnica de las más empleadas por nuestros dentistas en Pinto es la técnica de regeneración ósea guiada. Esta técnica se lleva a cabo para potenciar la formación de hueso en aquellas zonas donde existe una deficiencia de este.

Para lograrlo, se emplean barreras que impiden que las zonas que se regeneran se invadan por el tejido blando, ya que de esta forma sería imposible que se regenerase el hueso. Una vez que se ha provocado dicho espacio se examinará si procede que se lleve a cabo injertos óseos, pudiendo ser estos autólogos o sintéticos, con el fin de provocar la formación de hueso nuevo.

Cada una de estas técnicas será empleada dependiendo del estado del paciente. La recuperación de las mismas también dependerá de dicho estado y de la cantidad de hueso que tenga. Será necesario contar con un hueso lo suficientemente fuerte para garantizar la estabilidad de los implantes.

 

Odontalgia: ¿en qué consiste?

A pesar de que no te suene el término, si alguna vez has tenido problemas con tus dientes probablemente hayas sufrido una odontalgia.

Se conoce como odontalgia a la molestia fuerte sobre los dientes debido a la estimulación de la raíz nerviosa.

La odontalgia es uno de los motivos más recurrentes por los cuales se producen las visitas al dentista, ya que el dolor suele ser bastante severo.

¿Por qué se puede producir la odontalgia?

La odontalgia puede deberse a diferentes factores ya que existen una gran cantidad de circunstancias que la provocan.

Una de las causas más habituales es la pulpitis, la inflamación de la parte interior de la pieza dental en donde se encuentran los vasos sanguíneos y, por supuesto, las terminaciones nerviosas.

Otra de las causas que se puede dar es la alveolitis. La alveolitis es un proceso infeccioso que se encuentra en la pared del alvéolo dental. Se puede presentar después de una extracción completa o tras padecer en la boca inmunodeficiencias.

La odontalgia también se puede producir por la caries. La caries se produce cuando hay daño en el esmalte y el nervio se encuentra más expuesto. También se puede producir por una enfermedad periodontal, siempre y cuando esta sea avanzada y por bruxismo.

Las muelas del juicio también pueden ser un factor que provoque esta odontalgia y, por supuesto, cualquier traumatismo bucodental que podamos sufrir.

Finalmente, también se puede llegar a sufrir esta odontalgia debido a los abscesos que se dirigen al interior de la boca o a la pericoronitis, que es la inflamación del tejido que se encuentra entre el diente y el colgajo de encía que lo circunda.

Independientemente de lo que ha producido la odontalgia, la visita a su dentista en Pinto es más que necesaria para poder llevar a cabo el tratamiento oportuno.

¿Cuánto duran los implantes dentales?

Desafortunadamente es complicado que nuestras piezas dentales nos acompañen durante toda la vida.

Afortunadamente, existen remedios para poder suplir dichas piezas y disfrutar de una boca como la que teníamos antes, estamos hablando de los implantes dentales.

Los implantes dentales cuentan con una vida media que va de 15 a 25 años. Este gran margen que existe entre ambos extremos se debe a diferentes factores, por ejemplo, de la osteointegración del implante y de la higiene.

Habitualmente el implante se fusiona con el hueso maxilar y dura para el resto de la vida, pero es conveniente mantenerlo en buen estado.

La higiene es fundamental para mantener en buen estado los implantes

La higiene es uno de los factores más importantes que tienen que ver en la vida útil de un implante. Si la higiene es deficitaria, las bacterias se acumularán en la superficie del implante causando inflamación en la membrana que rodea a este.

Este problema se conoce como mucositis y, de no tratarse, se puede convertir en periimplantitis, pudiéndose producir la pérdida ósea que se encuentra alrededor del implante.

Evidentemente, si contamos con esta pérdida ósea, el implante podrá perder su anclaje con el hueso y, por lo tanto, aflojarse.

También hay otros factores que influyen en la vida útil de un implante

Enfermedades como la diabetes o el cáncer o malos hábitos como fumar pueden aumentar la probabilidad de fracaso de un implante.

Para mantener en buen estado los implantes deberás de utilizar bien el cepillo dental y complementarlo con el hilo. Trata de morder determinadas cosas duras y visita de forma periódica al dentista en Pinto.

Este te podrá indicar siempre el estado de tus implantes para que tengas más o menos cuidado o mejores tu higiene en el caso de que esta sea deficitaria.

Bolsa periodontal

Una bolsa periodontal es un hueco que aparece entre el diente y la encía de las personas que están afectadas por periodontitis. Estas bolsas periodontales son uno de los rasgos clínicos más definitivo de la periodontitis.

¿Cómo se forman estas bolsas periodontales?

Una bolsa periodontal se produce por el resultado de una inflamación y también a la destrucción paulatina de los tejidos que sujetan el diente. Esto provoca que la pieza dental se separe produciendo dicha bolsa.

Las personas que tienen este tipo de problema se les retrae la encía dejando al descubierto parte de la raíz del diente con el problema que eso supone. Cuando una persona cuenta con una funda o una corona, esta recisión lo que provoca es dejar al descubierto la parte metálica de la sujeción estropeando así su sonrisa.

¿Cómo se pueden tratar estas bolsas periodontales?

Para tratar las bolsas periodontales en nuestra clinica dental en Pinto, la solución más eficaz pasa por una limpieza dental y, en el peor de los casos, un curetaje.

El curetaje es como una limpieza dental, pero algo más profundo. Los curetajes se llevan a cabo con anestesia local y sirven para limpiar en profundidad estas bolsas. Un curetaje se suele llevar a cabo por zonas de la boca, por lo que no es necesario tratar toda la boca para poder acabar con las bolsas periodontales.

Por otro lado, dependiendo de cómo vaya evolucionando la bolsa periodontal es posible que sea necesario llevar a cabo más curetajes. Gracias a cada uno de los curetajes es posible drenar dichas bolsas periodontales para conseguir que las encías se encuentren en un mejor estado posible.

Por desgracia, estas bolsas periodontales son un problema crónico por lo que realmente no es posible contar con un tratamiento definitivo. Es necesario llevar a cabo estos curetajes cada vez que sea necesario.

Prótesis dentales completas fijas

Incrustaciones dentales

Entre las diversas técnicas para la reconstrucción de una muela de diente dañado se encuentran las denominadas incrustaciones dentales, un procedimiento que garantiza la estética dental y la funcionalidad de la pieza dental reparada.

¿Qué son las incrustaciones dentales?

Las incrustaciones son restauraciones dentales indirectas, lo que significa que se realizan fuera de la boca en un laboratorio. Las incrustaciones se utilizan normalmente en nuestra clínica dental en Pinto cuando una caries es demasiado grande para un empaste convencional o cuando la pieza afectada es visible cuando la persona sonríe.

Sus ventajas son las que siguen:

  • Más resistentes que los empastes tradicionales.
  • Respetan la estética y apariencia natural de los dientes: se hacen a medida para adaptarse a la estructura, el color y la forma de los dientes del paciente.
  • Alta durabilidad: una incrustación bien realizada puede durar en torno a 30 años.

Tipos de incrustaciones dentales

Según su tamaño y disposición, existen dos clases de incrustaciones dentales:

Inlays

Sin de pequeño tamaño y se moldean para que encajen en los surcos del diente. No se extienden sobre las cúspides o prominencias dentales.

Onlays

De mayor tamaño que las inlays pero más pequeñas que las coronas dentales. Se utilizan para cubrir cavidades mayores y se extienden sobre las cúspides de muelas y dientes.

Materiales empleados en las incrustaciones dentales

Las incrustaciones dentales pueden fabricarse con oro, composite o materiales cerámicos:

Porcelana

Un material muy duro y natural: las incrustaciones de este material aseguran la máxima efectividad mecánica y un efecto estético perfecto.

Composite

Estéticamente también es indistinguible de una pieza dental natural. Mecánicamente son muy fiables, aunque su dureza es menor que la de las incrustaciones de porcelana y se manchan con más facilidad.

Sus grandes ventajas son el precio, la adaptabilidad y la rapidez de fabricación.

Oro

Las más utilizadas hace décadas, en la actualidad ya no se usan salvo petición expresa del paciente. Son de muy alto precio y su estética es demasiado llamativa y está pasada de moda.

¿Qué es la carga inmediata?

Las especialidades dentales son especialidades que crecen y se desarrollan muy rápido. Un buen ejemplo son los llamados implantes dentales inmediatos, con alta eficiencia, reduciendo el tiempo de intervención y después de la cirugía.

¿Qué son los implantes de carga inmediata?

Se trata de un procedimiento de implantología realizado en nuestra clínica dental de Pinto, en el que el proceso de extracción dental y fijación al hueso del implante se realiza en un solo día.

Esa misma sesión o como máximo a la siguiente, se procede a colocar una prótesis fija provisional: el paciente puede lucir sus dientes de manera prácticamente inmediata. Una vez se haya completado el proceso de osteointegración del implante, se procede a colocar la prótesis dental definitiva. Esto ocurre en torno a los tres meses.

La carga inmediata se utiliza para un solo implante, para varios o en toda la boca a la vez. Dependiendo del caso clínico específico, depende del dentista colocar los implantes de soporte inmediato de forma individual o en combinación.

Ventajas de la carga inmediata

Echemos un vistazo a las ventajas de la carga inmediata sobre los implantes dentales en Pinto tradicionales:

Alto rendimiento

Los implantes de carga inmediata proporcionan resultados funcionales equivalentes o incluso mejores que los implantes dentales fabricados con sistemas convencionales. Efecto estético inmediato
Cuando la paciente sale de la clínica, puede sonreír porque después del procedimiento se colocó una restauración temporal, removible y perfectamente estética.

En 24 horas, se reemplazará con una restauración temporal permanente, 100% funcional e indistinguible de los dientes naturales, mientras el implante se integra en el hueso. Una vez hecho esto, se colocará la restauración definitiva.

Intervencion y postoperatorio más cómodo

El procedimiento es prácticamente indoloro, y la sedación consciente puede aplicarse en personas estresadas o con fobia dental.

El tiempo postoperatorio y de cicatrización también es más corto que con los implantes dentales tradicionales.

 

Efectos indeseados de la ortodoncia

La ortodoncia, como cualquier otro tratamiento oral, no es inmune a los efectos adversos. Nos lo cuenta nuestro dentista en Pinto.

Veamos cuáles son los más comunes:

Dolor y molestias

El dolor suele ser leve y no se limita a los dientes y las encías, pero a veces puede extenderse a la mandíbula, el cuello y la cabeza. Suelen manifestarse al inicio del tratamiento y se controlan fácilmente con ibuprofeno y paracetamol.

Dolor mandibular leve pero persistente

Esta condición es poco común, pero puede ocurrir con dientes muy mal colocados o apiñados. Las soluciones incluyen reajustar la prótesis para aplicar menos presión, a costa de un tiempo total de tratamiento más largo.

Alergias

En ocasiones, un paciente puede ser alérgico a cualquiera de los materiales utilizados en los diversos componentes del soporte. Las reacciones alérgicas más comunes ocurren a los metales y al látex.

Existen restauraciones de ortodoncia hipoalergénicas, otra solución es utilizar dispositivos poliméricos de ortodoncia invisible.

Reabsorción radicular

La consecuencia de este efecto adverso de la ortodoncia es una reducción de la longitud de la raíz del diente, lo que afecta a la estabilidad del diente afectado. En cualquier caso, si este problema se presenta durante el tratamiento, el dentista lo notará inmediatamente. Este es un efecto controlable, por lo que no es un problema insuperable.

Sangrado e infecciones de las encías

Sobre todo al inicio del tratamiento, pueden producirse pequeños sangrados de las encías por la presión del aparato o pequeñas lesiones que desaparecen tras el periodo de adaptación. Del mismo modo, la mala higiene bucal puede provocar el crecimiento de bacterias en los surcos entre los dientes, las encías y los dispositivos de ortodoncia, lo que también puede provocar sangrado e incluso infección.

La higiene bucal extrema es una herramienta fundamental para evitar problemas de encías durante el tratamiento de ortodoncia.

 

 

Implantes de muela

Un buen número de pacientes se preguntan si los implantes dentales se pueden utilizar para reemplazar las muelas perdidas.

No sabemos por qué esa duda se plantea tan frecuentemente, conque adelantamos que es perfectamente plausible sustituir una muela por un implante, aunque los implantes de molares y premolares suelen plantear más dificultad que la de los dientes incisivos y caninos.

Conozcamos por qué:

Problemática de los molares

Los molares son los dientes anchos y planos situados en la parte posterior de la boca, cuya finalidad es comer aplastar, moler y triturar la comida para que sea más fácil de tragar y digerir.

Por su situación, son las piezas de la dentadura en las que no se suele practicar una correcta higiene dental: muchas personas experimentan vómitos al introducir el cepillo en el fondo de la boca y es difícil acceder a sus recovecos.

El resultado según nuestro dentista en Pinto, es que los molares suelen estar sometidos durante años a una acción especialmente destructiva de las bacterias. Esto favorece la aparición de periodontitis avanzadas, con destrucción de la raíz y pérdida de masa mandibular.

Por ese motivo, en muchos implantes de muela es preciso regenerar previamente la masa mandibular perdida, un proceso costoso y que se prolonga durante meses.

Implantes de una sola muela

En este caso, suele tratarse de una intervención sencilla: cuando una sola muela está afectada, el procedimiento no difiere mucho del de un diente incisivo, pongamos por caso, ya que no suele existir una pérdida significativa de masa ósea.

Implantes de varias muelas

Por el contrario, cuando hay varias muelas afectadas la pérdida de masa ósea mandibular suele ser muy notable y es inevitable el procedimiento de regeneración del hueso.

Si se consigue regenerar el hueso mandibular, el paciente puede optar por la colocación de implantes de muelas individuales o por la sujeción de un puente molar a dos implantes que le servirán de soporte.