Abscesos dentales ¿qué son?

Uno de los mayores problemas de la falta o mala práctica de la higiene dental es que además de caries, pueden provocarse lo que se conoce como “abscesos dentales”. Hoy queremos explicarte de qué se trata y qué consecuencias pueden tener para tu salud bucodental.

Cuando el dentista habla de un absceso dental hace referencia a una pequeña acumulación de pus que se crea alrededor del diente o en el interior de la encía, muy próxima a la raíz, que es provocada por una infección bacteriana.

Las causas son muy diversas, pero todas ellas han de tratarse de manera adecuada para no generar problemas de mayor gravedad a corto plazo.

Las causas que provocan los abcesos dentales

Una de las más habituales es la que se produce cuando existe una grieta o una fisura en la pieza dental, a través de la cual, pueden filtrarse bacterias que dan paso a la aparición del absceso.

En Clínica Dental Suite Pinto siempre recomendamos a nuestros pacientes que acudan a la mayor brevedad cuando perciban que puede existir una caries, ya que esta es otra de las múltiples causas que pueden provocar el abceso dental y que pueden evitarse con revisiones periódicas. Los microbios alcanzan el tejido que rodea la pieza dental o pulpa, la parte más profunda de la dentadura, generando la caries.

Prevención y cuidados bucodentales para evitar los abcesos

En otras ocasiones también os hemos hablado de la periodontitis, una infección que hace que la encía se retraiga del diente y se forme una bolsa entre ambos. En el interior de esta bolsa es donde se acumularán los restos de comida y bacterias que terminarán provocando este tipo de infección.

Si no se trata a tiempo, la situación irá empeorando, llegando incluso en ocasiones al maxilar. El dolor en este tipo de patología puede disminuir, pero si no se trata el absceso, la infección continuará desarrollándose provocando otro tipo de complicaciones mucho mayores.

Prevenir la aparición de los abscesos dentales es muy sencillo. Solo es necesario lavarse los dientes 3 veces al día, usar hilo, seda dental, cepillos interdentales o irrigadores para eliminar completamente los restos de comida. Sustituir los recambios del cepillo de dientes cada 4 meses, y evitar alimentos con grandes cantidades de azúcar como los refrescos, además de usar enjuague bucal para proteger los dientes de la formación de caries.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *